• anunciarte con nosotros
El submarino Titán de OceanGate tendrá su largometraje

El submarino Titán de OceanGate tendrá su largometraje

Según ha informado Deadline, la productora MindRiot Entertainment ha puesto en marcha un largometraje sobre el submarino Titán. Este proyecto complementará a la serie documental de la misma empresa. De hecho, ambas propuestas comparten, al menos de manera provisional, el mismo título: Salvaged. La serie fue confirmada hace apenas dos semanas, y ahora la productora ha decidido dar luz verde a un filme en el que adaptarán todo el caso, que se convirtió en noticia mundial durante días.

Aunque apenas se han desvelado detalles sobre la película del submarino Titán, la fuente menciona en qué consistirá la trama en líneas generales. La cinta tratará tanto la preparación previa del viaje hasta el Titanic, como el propio accidente en sí y también los días posteriores. E. Brian Dobbins, conocido por Black-ish y The Blackening, coproducirá el filme. Sus guionistas serán Justin MacGregor y Jonathan Keasey.

"La tragedia del Titán es otro ejemplo más de desinformación e inmediatez para bombardear del sistema. En este caso, nuestro incesante ciclo mediático, 24 horas al día, 7 días a la semana, que condena y arruina las vidas de tantas personas sin un proceso adecuado", ha manifestado Keasey.

" Nuestra película no solo honrará a todos los involucrados en la tragedia del submarino y a sus familias, sino que también mostrará una preocupación más grande sobre la naturaleza de los medios de comunicación en la actualidad", añade el cineasta. "La verdad es lo único que importa. Y el mundo tiene derecho a saber la verdad, siempre, no el cebo lascivo que nos meten en la garganta quienes buscan sus cinco minutos de fama. La vida no es blanco o negro. Es complicada. Hay matices. Siempre hay matices", sentencia.

Las primeras noticias sobre el submarino Titán llegaron el 18 de junio. Un pequeño sumergible había emprendido una inmersión con cinco personas a bordo para ver los restos del Titanic. Pero, después de tan solo 1 hora y 45 minutos desde que se adentrase en el océano Atlántico, el vehículo desapareció. El buque principal de la expedición perdió el contacto con el submarino, por lo que rápidamente se reportó a las autoridades.

Una gigantesca operación de búsqueda se puso en marcha durante los días siguientes. El oxígeno del submarino era muy limitado, por lo que cada hora corría en contra de sus pasajeros. Finalmente, tras cuatro días de búsqueda, se encontraron los restos de Titán a 500 metros del Titanic. La guardia costera determinó que el accidente se debió a una implosión mientras se sumergía. Posteriormente, muchos expertos aseguraron que las medidas de seguridad proporcionadas por la compañía OceanGate Expeditions eran muy escasas.

El propio James Cameron, que además de director de cine está especializado en inmersiones a gran profundidad y ha bajado hasta el Titanic en varias ocasiones, criticó duramente la temeridad del viaje. Entre los cinco fallecidos estaba Stockton Rush, director de OceanGate Expeditions. Junto a él, Hamish Harding, piloto, empresario y explorador británico; Shahzada Dawood, empresario británico; y su hijo Suleman Dawood. La última víctima fue Paul-Henry Nargeolet, experto marítimo y director de investigación submarina de RMS Titanic, además de amigo de Cameron.